Conejo, nutrición y deporteLa Organización Interprofesional de la Carne de Conejo de Granja ha impulsado un estudio, cuya duración es de 9 semanas, para conocer el efecto que tiene el consumo de carne de conejo en el rendimiento deportivo de los profesionales de élite.

Esta agrupación considera que esta carne cuenta con un perfil nutricional “muy adecuado” para toda la población, ya que es magra, rica en proteínas y vitaminas, especialmente del grupo B, B3, B6 y B12. Además de su alto contenido en fósforo, fuente de selenio y potasio.

Por tanto, se cree que es ideal para personas que están siguiendo una dieta de control y/o pérdida de peso, por su bajo contenido en grasa así como para aquellas que tienen el colesterol alto o sufren de hipertensión arterial, ya que no contiene purinas.

El estudio, que se está realizando en colaboración con el Consejo Superior de Deportes, tiene como investigadora principal a la jefa del Servicio de Medicina, Endocrinología y Nutrición del Centro de Medicina del Deporte.

De este modo, durante 9 semanas, deportistas seleccionados del Centro de Alto Rendimiento de Madrid pertenecientes a distintas disciplinas han incluido en su dieta habitual la carne de conejo tres veces por semana.

El objetivo es determinar la influencia de la carne de conejo sobre bioquímicas sanguíneas incluyendo metabolismo proteico y daño muscular, metabolismo lipídico, marcadores inflamatorios, estrés oxidativo y peroxidación lipídica, índice de masa corporal y porcentaje de grasa y músculo.

En el rendimiento deportivo de un deportista de élite, la disminución de los procesos inflamatorios es uno de los principales objetivos en las estrategias dirigidas a mejorar la asimilación del entrenamiento.

Por este motivo, en este estudio se está prestando especial atención a los parámetros inflamatorios, como la Proteína C-Reactiva así como el parámetro NEFA para determinar si existe una disminución y mejora en los deportistas tras la ingesta de carne de conejo. Un hecho que supondría una mayor protección frente al daño muscular y un menor riesgo de desarrollo de enfermedades crónicas en el futuro.

Fuente: Alimentaria Online

Juan Carlos Llamas García
Graduado en Nutrición Humana y Dietética
Nutricionista nº: CAN00015